pedregalcope09 (9).jpg
P. Alfonso
Esta web contiene:

Tiempos de Dolor y de Gloria

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

 

pedro romano

Download 

Charla 6 de agosto de 2017

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

La Transfiguración del Señor

6 de agosto de 2017

(Mt 17: 1-9)

Bajar Audio                               Bajar Video

Madrid y el Gayismo

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

 

Desde el día 23 del presente mes de Junio, hasta el día 2 de Julio, El Movimiento Gay, que algunos conocen como Gayismo, celebra con todo fasto y extraordinaria pompa el Día Mundial del Orgullo Gay. La cual festividad, pese a su nombre necesita no de uno, sino de diez días para mostrarse. Seguramente porque el tal Orgullo, como sucede siempre con los Orgullos, es sobreabundante y extenso, como suele decirse en la frase corriente de rebosante de orgullo.

Efectivamente, el Gayismo tiene toda la razón. Pues los Orgullos, por definición necesitan mostrarse, ser admirados, envidiados y aplaudidos. Si el Orgullo no se manifestara con bombo y platillos, ¿de qué iba a estar orgulloso? Un Orgullo sin fanfarria se desinfla como un globo de plástico cuando se pincha. No tendría sentido si el Orgullo se quedara meramente para sí mismo, pues nada tiene en sí mismo para admirarse, sino que, de propia naturaleza, todo su oropel depende de los demás.

Y aquí es donde llega la primera pregunta, pues si nada tiene, ¿de qué se enorgullece? Ya hace tiempo que el Apóstol San Pablo, en un franco alarde de sentido común, había dicho a los Corintios en la Primera de las Cartas que les envió: ¿De qué te enorgulleces? ¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo has recibido, ¿por qué te enorgulleces, como si no lo hubieras recibido? Pero el Gayismo será el primero en reclamar que no ha recibido nada de nadie, y de ahí la primera dificultad.

Portugal, los Incendios y Fátima

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

 fatima.jpg

La Humanidad actual se ha acostumbrado a no llamar a las cosas por su nombre o a ocultar lo que resulta desagradable.

Disimular lo que resulta desagradable puede hacerse de dos modos: ocultando la verdad o fabricando falsedades. Aunque estas dos formas de distorsionar la realidad van generalmente unidas en estrecho connubio.

De todos modos a nadie debería extrañar esta situación, dado que todo parece indicar que asistimos a un momento histórico en el que el Padre de la Mentira está desplegando todo su poder.

De los dos procedimientos nombrados —ocultación de la verdad o su falsificación—, cada una de las dos Sociedades, la Civil y la Eclesiástica, ha mostrado distintamente sus preferencias por uno de los métodos:

La Sociedad Civil se ha decidido, como instrumento más práctico y suficiente, por la Ley del Silencio, sin que eso suponga descartar el uso del otro procedimiento cuando sea necesario.

La Sociedad Eclesiástica, en cambio, prefiere utilizar abiertamente el sistema de la Proclamación de la Mentira, después de haber comprobado que el conjunto de los fieles se halla ya suficientemente aborregado, sin capacidad de pensar y mucho menos de decidir. Es en este sentido, y sólo en este sentido, como puede decirse que la utilización del silencio tampoco anda lejos de ser ajena a quienes dirigen la Sociedad Eclesiástica.

Homilía 28 de mayo de 2017

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

Domingo después de la Ascensión

"Jesucristo y la Verdad"

(Jn 15: 26-27. 16: 1-4)

Bajar Audio                               Bajar Video

Homilía 14 de mayo de 2017

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

Cuarto Domingo de Pascua

"Sólo en Cristo está la verdad"

(Jn 16: 5-14)

Bajar Audio                               Bajar Video

Homilía 30 de abril de 2017

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

Segundo Domingo de Pascua

"La locura de la cruz"

(1 Cor 1: 17-19)

Bajar Audio                               Bajar Video

"Sermones para un Mundo en Ocaso"

Escrito por P. Alfonso Gálvez el .

sermones

 Nuevo libro del P. Alfonso Gálvez

(Puede descargarlo en pdf cliqueando en la foto, o adquirir una copia en Amazon)

Reseña del libro 

El libro se presenta como un conjunto de sermones, escritos sobre la base de algunas homilías pronunciadas, en principio, para un público bien intencionado. Pero en realidad lo que se ha conseguido es una serie de meditaciones muy profundas dirigidas a los hombres de una Iglesia y un mundo "en ocaso", esto es, en tiempos que el autor ha descrito como de "la gran apostasía" y de una "Iglesia catacumbal", en un momento de "invierno eclesial", donde aparece casi naturalmente la pregunta sobre el final de los tiempos. Situación que presenta, ya desde el inicio, una aporía: ¿Tiene sentido predicar en tal medio ambiente, donde nadie parece tener intención de escuchar, o van a estar prontos a rechazar el mensaje? Sin embargo, no importa que, aparentemente, el intento pueda parecer inútil, pues el verdadero predicador cristiano sabe que es depositario de una misión, de un mandato, recibido del mismo Señor; y es consciente del efecto "devastador" de la misma Palabra de Dios, más allá de la disposición de los oyentes a la que va dirigida.

EU e-Privacy Directive

This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

View e-Privacy Directive Documents

You have declined cookies. This decision can be reversed.

You have allowed cookies to be placed on your computer. This decision can be reversed.